Nutrición

Lic. Nut. María Guadalupe Gómez Navarro
Departamento de Alimentación y Dietética del Hospital Pediátrico de Sinaloa

La nutrición es una parte importante de la salud para todos los niños, especialmente aquellos que requieren de los nutrientes necesarios para sobrellevar mejor el tratamiento contra el cáncer.

Una buena alimentación es vital cuando un niño tiene cáncer, ya que el cáncer y su tratamiento pueden afectar el apetito del niño, su tolerancia a los alimentos y la capacidad de su organismo para asimilar los nutrientes. Consumir el tipo correcto de alimentos antes, durante y después del tratamiento puede ayudar a un niño a sentirse mejor y a mantenerse más fuerte.

Una buena alimentación durante el tratamiento contra el cáncer puede ayudar a:

  • Tolerar mejor el tratamiento y los efectos secundarios relacionados a éste.
  • Sanar y se recuperarse más rápidamente.
  • Tener menos riesgo de infección durante el tratamiento.
  • Tener más fuerza y energía.
  • Mantener el peso y permitir que el cuerpo almacene nutrientes.
  • Brindar una mejor capacidad de crecimiento y desarrollo normales.
  • Sentirse mejor y tener una mejor calidad de vida (menos irritabilidad, mejor calidad de sueño y mayor disposición para colaborar con el equipo de especialistas en cáncer).
NUTRIENTES que necesitan los niños con cáncer

Los niños con cáncer necesitan proteínas, carbohidratos, grasa, agua, vitaminas y minerales para que su cuerpo se mantenga fuerte.

  • Proteínas:

El cuerpo requiere de proteína para crecer, reparar tejidos y preservar la piel, las células sanguíneas, el sistema inmunitario y el revestimiento del tracto digestivo. El cuerpo de los niños con cáncer que no consumen suficiente proteína podría utilizar los nutrientes de su masa muscular para conseguir la energía necesaria. Esto podría prolongar el tiempo de recuperación de la enfermedad y reducir la resistencia a las infecciones. Después de la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia, es posible que un niño necesite proteína adicional para sanar los tejidos y ayudar a prevenir infecciones.

Entres las fuentes buenas de proteína se incluye cortes magros de carnes rojas, huevos, productos lácteos, nueces, crema de cacahuate (mantequilla de maní) frijoles, lentejas y alimentos de soya.

  • Carbohidratos:

Los carbohidratos son la principal fuente de energía para el cuerpo y ofrecen el combustible (las calorías) que se requiere para la actividad física y para la función adecuada de los órganos, La cantidad calórica de un niño depende de su edad, tamaño y nivel de actividad física.

Los niños que se someten tratamiento contra el cáncer pueden requerir más calorías para la sanación de tejidos y obtener más energía. Un niño que está recibiendo tratamiento contra el cáncer puede requerir de 20% a 90% más calorías que un niño que no está bajo tratamiento. Esto varía para cada niño pero también algunos niños presentan un problema de aumento de peso no deseado durante el tratamiento.

Las mejores fuentes de carbohidratos (frutas, verduras y granos enteros) proporcionan vitaminas y minerales, al igual que fibra) que las células del cuerpo necesitan.

  • Grasas:

Las grasas tienen un papel importante en la nutrición. Las grasas y aceites se componen de ácidos liposos que sirven como una fuente rica de energía (calorías) para el cuerpo. El cuerpo separa las grasas y la usa para almacenar energía, aislar los tejidos del cuerpo y llevar algunos tipos de vitaminas a través de la sangre.

Puede que haya escuchado que algunas grasas son mejores que otras. En su mayor parte, se deberá optar con mayor frecuencia por las grasas insaturadas (monoinsaturadas y poliinsaturadas) que por las grasas saturadas y las grasas trans.

  • Las grasas monoinsaturadas se encuentran principalmente en aceites vegetales como los aceites de oliva, de canola, y de maní (cacahuate).
  • Las grasas poliinsaturadas se encuentran principalmente en aceites vegetales como los aceites de cártamo, semilla de girasol, maíz y semilla de lino.
  • Las grasas saturadas (o ácidos grasos saturados) se encuentran principalmente en productos de origen animal como carnes rojas, aves, leche entera o baja en grasa, queso y mantequilla. Algunos aceites vegetales como los aceites de coco, de corazón de palma y de palma son saturados.
  • Vitaminas y minerales:

El cuerpo necesita cantidades pequeñas de vitaminas y minerales para su crecimiento y desarrollo normales, así como para una función adecuada. Las vitaminas y minerales también permiten que el cuerpo use la energía (calorías) que obtiene de los alimentos.

Puede que sea difícil para un niño que recibe tratamiento contra el cáncer tener una alimentación balanceada. Los efectos secundarios comunes del tratamiento, como las náuseas, los vómitos y las llagas en la boca (mucositis) pueden dificultar la buena alimentación.

 

 

Fuente: American Cáncer Society: www.cancer.org

 


Todo un reto en la alimentacion

 


El refrigerio o colación forma parte de la alimentacion correcta. Es una porción de alimento más pequeña que las comidas principales; tus hijos pueden tomarlo en el recreo.

Crear distintos tipos de refrigerios, que sean muy nutritivos y además apetecibles para los pequeños, puede ser muy sencillo.

El paladar es algo que puede y debe educarse desde pequeño, así que si mantienes una buena dieta en casa, y le das una presentación divertida al refrigerio, tu pequeño disfrutará mucho a la hora del recreo.

Cada semana considera algunos ingredientes base y los tenlos a la mano a la hora de preparar el refrigerio. Los ingredientes base pueden ser el atún, el pan, pepinos, zanahorias, jícamas, jamón o salchichas vegetarianas, limón, etc.

Sin olvidar la gelatina, barritas de cereales como amaranto, granola, avena, así como ensaladas de fruta picada con miel, son excelentes golosinas muy nutritivas y deliciosas.

Recuerda que si acostumbras a dar de comer a tu niño en casa cosas muy condimentadas (con mucha sal o azúcar) estarás fomentando su gusto por las comidas chatarra como las frituras y los panes dulces de tienda, los cuales contienen cantidades excesivas de condimentos y azucares refinados para atracción del paladar del niño. Entonces no te extrañará que pueda cambiar su lunch por unas frituras de la tienda.

Recomendaciones para preparar los refrigerios escolares.

Para preparar los refrigerios escolares es importante recordar que la cantidad de calorías que deben consumir los niños, niñas y adolecentes es diferente.
  • Organiza el menú de la semana tomando en cuenta al plato del bien comer.
  • Combina los alimentos de manera correcta para satisfacer el apetito de tus hijos.

LUNES

MARTES

MIERCOLES

JUEVES

VIERNES

*ENSALADA SPLASH

Ingredientes: ½ tza jicama, 1 zanahoria y ½ pepino.

Modo de preparación: Corte en tiritas los ingredientes y colóquelos en un recipiente, después agregue sal y limón.

*YOGURT CON FRUTA Y GRANOLA.

Ingredientes: 100 gr de fruta, 120 ml yogurt, 3 cditas Granola, 1 cdita miel.

Modo de preparación: Parta la fruta en cuadritos y colóquelos en un tupper, ahí mismo vacié el yogurt, la granola y la miel.

*JAMON CON PANELA. *GELATINA

Ingredientes: 40 gr de jamón de pavo,   40 gr de queso panela.

Modo de preparación: Corte el jamón y el queso panela en pedacitos y colóquelos en un tupper.

Complemento: 1vaso de gelatina de agua

*SANDWICH DE ATUN

Ingredientes: 60 gr de atún, 2 reb. De Pan integral, 1 cdita mayonesa, ½ tza de verduras (lechuga, jitomate y aguacate)

Modo de preparación: Coloque en una tapa mayonesa, agregue el atún y las verduras y coloque el otro pan con mayonesa arriba, Empaque en un tupper o una servilleta.

*GALLETAS CON REQUESON

Ingredientes: 10 galletas al gusto (saladas o habaneras), requesón.

Modo de preparación: Tome las diez galletas y únteles el requesón a su gusto, después póngalas en un tupper y listo.

Enseguida te presentamos un ejemplo de un menú semanal

¿Qué se recomienda beber durante el recreo?

Para evitar la sed durante el recreo es importante que tomen abundantes líquidos. La mejor bebida sin duda es el agua natural; si tu niño no quiere tomarla se le puede ofrecer un poco de jugo de fruta natural rebajado poniendo media taza de agua con media taza de jugo.

Los refrescos y bebidas azucaradas no son lo más recomendable ya que tienen grandes cantidades de azúcar.

Recuerda las prácticas saludables de padres y madres de familia son el mejor ejemplo para tus hijas e hijos.

Lic. Nut. Irequel E. Torres Reyes

Departamento de Nutrición del Hospital Pediátrico de Sinaloa

 

Los primeros alimentos del bebe

Durante los primeros meses de vida de tu bebe, la alimentación ideal es la leche materna y de forma exclusiva, esto significa, leche materna y solo leche materna, sin incluir otros tipos de líquidos, tan acostumbrados en algunas regiones y tan aconsejados por las abuelitas, tías, vecinas, etc., me refiero a los famosos té de manzanilla, infusiones de hiervas, aceites o solo agua, por aquello de que si el bebe tiene sed. Recordemos que en esta etapa, la leche materna cubre todas las necesidades nutrimentales y también mantiene una adecuada hidratación, por esta razón, cualquier sustancia que no sea leche materna hay que consultar con su pediatra.

 A partir del 6 mes, las necesidades del bebe cambian y su sistema digestivo alcanza la madurez suficiente para digerir y absorber alimentos, aquí es cuando llega el momento de iniciar la Alimentación complementaria, que significa dar al niño otros alimentos además de la leche materna o formulas lácteas. Este momento puede llegar a ser un desafío tanto para el bebe como para los padres, ¿Por qué?, pues porque hasta ese momento el bebe ha estado saboreando el dulce sabor de la leche, y de repente y sin previo aviso se enfrenta a un cambio tanto de sabor como de textura.

Además de la edad el niño, es necesario que los padres observen si su desarrollo es adecuado. En esta etapa aparecen los primeros dientes y empiezan a poder masticar y deglutir alimentos de consistencia semisólida. Cuando el niño comienza a comer alimentos de distintos sabores, olores y textura, que como comentaba anteriormente son nuevas experiencias para él, lo más probable es que muestre preferencias y rechazos. Para evitar el rechazo o la preferencia exclusiva por algún alimento, es necesario crear un ambiente tranquilo y agradable a la hora de sus comidas, en lo posible libre de tensiones, juegos y elementos de distracción como la televisión, se deben de dar el tiempo y la paciencia suficiente para alimentar al bebe. 

Cuando el niño rechace un alimento, se le debe volver a presenta, para ir incorporándolo  por  a   poco hasta lograr que lo acepte. Se recomienda incorporar cada nuevo alimento por separado y en pequeña cantidad, para detectar posibles cuadros alérgicos, este proceso se llama adaptación. Las comidas deben tener una consistencia de papilla, sopa espesa o puré semisólido. Es muy importante que al inicio de la comida se pase por un cedazo para evitar que contengan grumos o trozos duros que puedan ahogar al bebe.

¿Con que alimentos iniciar?

Podemos iniciar con papillas de frutas para el proceso de adaptación, posteriormente introducir las verduras, luego cereales, tubérculos y algunas carnes  como el pollo y la res.

Existen ciertos alimentos que tenemos que introducir hasta los 12 meses de edad, por su alta carga alergenica, como son: las fresas, frutas cítricas, pescado, huevo, chocolate y la leche entera.

Guías para la alimentación complementaria 

  • En el momento de la comida, ofrece a tu bebé los alimentos sólidos primero y l   a leche al final para que tu bebé pueda comer mientras siente hambre y beber después para aliviar la s ed.
  •  Introduce un nuevo alimento dando a tu hijo (a) 1 a 2 cucharad as en cada comida. Aumenta gradualmente de 3 a 5 cucharaditas.
  • No añadas azúcar, sal u otros condimentos a la comida de tu bebé.  
  • No c alientes la comida de tu bebé en un horno microondas; el calentamiento no es uniforme y crea puntos calientes. Presta atención a las señales de tu bebé. Algunos bebés harán saber si desean más comida abriendo la boca e inclinándose hacia delante. Si no está interesado (a), o ya no tiene más hambre, tu bebé puede echarse hacia atrás y alejarse de la comida 
  • Nunca obligues a tu bebé a comer.
  • Una vez que has iniciado la alimentación complementaria para tu bebé, aliméntalo aproximadamente a las mismas horas cada día. 
  • Por encima de todo, sé paciente con tu hijo al introducirle los alimentos. Algunas veces lleva un tiempo que los niños se acostumbren a la nueva experiencia de comer.

 

L.N. Anhelin Hernández Garcés
Adscrita al servicio de Nutricion
Hospital Pediátrico de Sinaloa

 

 

Ultima actualización: 10/05/2012

Ventajas de la lactancia materna para la madre.

La etapa de lactante se extiende desde el momento del nacimiento hasta los dos años de edad. A lo largo de este periodo, el niño va a comenzar su alimentación con la ingesta exclusiva de leche, ya que su inmadurez solo le permite la utilización de sus reflejos primarios de succión y deglución. Posteriormente, en las siguientes etapas, podrá incorporar los alimentos semilíquidos y después los sólidos.

A lo largo de estos dos años se van a producir fenómenos madurativos importantes que afectan al sistema nervioso, al aparato digestivo y al aparato excretor, por lo que la alimentación debe ser la adecuada a cada edad y etapa madurativa. Debe ir adaptándose a nuevos sabores y texturas y familiarizarse con la forma de presentación de la comida de los adultos.

La misión de los padres y la de los Pediatras  es facilitarle una nutrición correcta y, además, la capacidad de aprendizaje en la adquisición de habilidades motoras y sensoriales para que evolucione paulatinamente y al final del segundo año de vida sea capaz de aceptar sin problemas la comida del adulto.

Se definen tres periodos en la alimentación del lactante:

• Período de lactancia exclusiva.

Comprende los 4-6 primeros meses de la vida, durante los cuales el alimento del bebé debe ser solo leche. Preferencia absoluta a la leche de mujer y, en su defecto, a la leche de fórmula de inicio para lactantes.

• Período transicional.

Desde los 4-6 meses de vida, hasta cumplir un año. En él se inicia la diversificación alimentaria o alimentación complementaria, introduciendo alimentos distintos de la leche, materna o de fórmula.

• Período de adulto modificado.

Desde los 12 hasta los 24 meses. En este periodo el niño va adoptando una alimentación progresivamente más parecida a la de los adultos.

El establecimiento de estos periodos y el paso de uno a otro vendrán determinados por el grado de maduración del aparato digestivo, del sistema nervioso y de la función renal. Con relación a la edad se ajustarán los aportes energéticos y proteicos, teniendo en cuenta los hábitos familiares y culturales.

La leche humana es un fluido biológico complejo que contiene proteínas, nitrógeno no proteico, carbohidratos, grasas, vitaminas hidrosolubles, minerales, iones y células, y que presenta una serie de propiedades nutricionales que aventajan a la leche de vaca para la alimentación del niño en este periodo.

Es un líquido dinámico que cambia cronológicamente, diferenciándose  la composición con la edad del bebé.

  • El calostro es la leche que se produce desde el nacimiento hasta el 4º - 6º día de vida. Posee gran contenido proteico, con IgA secretora, lactoferrina, oligosacáridos, factor de crecimiento intestinal y minerales. Es pobre en grasa y predomina en ella el colesterol. Su función principal es la de proporcionar lo que el niño necesita para el crecimiento y protección del aparato digestivo.
  • La leche de transición (desde el 6º al 15º día de vida del bebé) tiene una composición intermedia entre el calostro y la leche madura. En su composición disminuyen la cantidad de inmunoglobulinas, aumenta la lactosa, los lípidos, las vitaminas liposolubles e hidrosolubles.
  • La leche madura tiene un contenido energético mayor (700 KCAL/L). El 80% es agua, con un contenido proteico de 0,9-1,2 g/dl, más bajo que la leche de vaca (3,5 g/dl).

La superioridad de la leche materna sobre cualquier otro alimento hace que deba ser el alimento aconsejado y recomendado para el recién nacido y lactante sano durante los primeros 6 meses de vida con lactancia exclusiva, sin embargo es benéfico que se continúe la lactancia materna durante el segundo año de vida mientras cursa los períodos de transición y de adulto modificado de alimentación del lactante  de manera adecuada y segura.

Son muy conocidos los efectos protectores de la lactancia materna sobre las infecciones de los niños y la reducción de la mortalidad, especialmente en los países en desarrollo, en los que la contaminación de alimentos es un hecho frecuente.

La lactancia materna tiene un efecto benéfico sobre la salud materna que escasamente son mencionados por los pediatras y son poco conocidos por las mismas madres. El difundir los beneficios que tiene la lactancia materna sobre la madre puede incidir en la duración de la misma.

Ventajas de la lactancia materna para la madre.

A corto plazo

  1. Disminución del sangrado posparto
  2. Aumento de la contracción uterina
  3. Mejoría de la anemia
  4. Recuperación del tamaño uterino

A mediano plazo

  1. Recuperación peso/silueta
  2. Amenorrea prolongada = ahorro de hierro
  3. 3. Espaciamiento embarazos

A largo plazo

  1. Disminución del riesgo de cáncer de mama pre menopáusico
  2. Disminución de riesgo de cáncer de ovario
  3. Disminución de riesgo de fracturas espinales y de cadera posmenopáusico

Ventajas de tipo económico.

  1. Menor gasto en fórmulas infantiles
  2. Menor gasto en artículos para biberones
  3. Menor gasto en fármacos, consultas y hospitalizaciones del bebé
  4. De tipo emocional
  5. Vivencia única, especial, placentera
  6. Mejor apego madre-bebé, mejor comunicación con el hijo
  7. Satisfacción íntima
  8. Superación de barreras biológicas
  9. Menos depresión posparto/aparición más tardía

En un estudio realizado por Strathearn L. sobre abuso y negligencia perpetuado por las madres encontró que las tasas de abuso/negligencia fueron 2.6 veces más en las madres que no ofrecieron lactancia materna comparado con las que si la dieron.

Krause encontró que las madres que alimentaron al seno materno por más de 6 meses pesaron 1.38 kg menos que las que no lo hicieron.

Otros estudios de investigación encontraron los siguientes resultados:

En madres sin historia de diabetes durante el embarazo, la duración de la lactancia materna disminuyó el riego de diabetes mellitus tipo 2 (del adulto). Por cada año de duración de lactancia materna hay una disminución del riesgo del 4 al 12%. Estos efectos benéficos no se observaron en madres que se les diagnosticó diabetes durante el embarazo.

Cuando la lactancia materna fue mayor de 12 meses el riesgo de Artritis reumatoide disminuyó y fue aún más notorio cuando esta fue mayor de 24 meses.

Madres con historia de lactancia de 12 a 23 meses tuvieron una reducción significativa en hipertensión, hiperlipidemia, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

La lactancia mayor a 12 meses también disminuye un 28% de cáncer de seno y de ovario, y por cada año acumulado se calcula que hay una reducción adicional de 4.3% en el cáncer de seno.

Podemos concluir que la lactancia materna confiere beneficios nutricionales y no nutricionales tanto al niño como a la madre y entonces la alimentación del lactante no debe de se considerada como un estilo de vida, sino más bien como un problema de salud. El papel del pediatra en la promoción y el apoyo de las prácticas apropiadas de lactancia materna son esenciales para obtener la meta de salud pública deseada.

 

Dr. Guadalupe Miguel Espinoza Carrillo
Pediatra
Subdirector de Enseñanza e Investigación
Hospital Pediátrico de Sinaloa
“Dr. Rigoberto Aguilar Pico”

 

La Jarra del Buen Beber

Es una guía igual que el plato del bien comer donde se ilustran las recomendaciones de bebidas saludables para la población mexicana. Cuenta con 6 niveles representado las porciones de 240 ml por vaso  que debe consumir una persona para mantenerse hidratado.

 

*Nivel 1 – Agua Potable: es la bebida más saludable y la preferida para satisfacer las necesidades diarias de líquidos. el consumo varia con la edad y el clima de preferencia de 6 -8 vasos al día.

*Nivel 2 – Leche semidescremada, leche descremada y bebidas de soya sin azúcar adicionada: aportan calcio, vitamina D y proteína de alta calidad. Se recomienda consumir máximo dos vasos al día de éstas bebidas. Se recomiendo sola o en licuado con fruta natural.  No se recomienda con saborizantes artificiales por su alto contenido energético. 

* Nivel 3 – Café y té sin azúcar: El té y el café negro sin azúcar se pueden tomar hasta 4 tazas (250ml por taza). El té provee micronutrimentos como el fluoruro, algunos aminoácidos y vitaminas. En niños no se recomienda el café y el té sin azúcar.

* Nivel 4 – Bebidas no calóricas con edulcorantes artificiales: se refiere a refrescos de dieta, agua con vitaminas, bebidas energétizantes y otras bebidas “dietéticas” a base de café o té. Se recomienda de 0 a 500ml por día (de cero a dos vasos)  Este nivel no se recomienda agregarlo en la dieta de los niños.

* Nivel 5 – Bebidas con alto valor calórico y beneficios en salud limitados: se refiere a jugos de fruta, leche entera  y bebidas deportivas. Éstas se recomiendan de 0 a medio vaso (125ml) al día ya que aportan gran cantidad de energía en el caso de ser deportista.

* Nivel 6 – Bebidas con azúcares y bajo contenido de nutrimentos: se refiere a refrescos y otras bebidas con azúcar adicionada como jugos, agua fresca y café. No se recomienda su consumo ya que proveen excesivas calorías y su consumo se ha asociado con caries dental, sobrepeso y obesidad.

 

 

Lic. Nut. Elsa Ruiz Martinez
 Jefa del Departamento de Alimentación y Dieteticá del Hospital Pediatrico de Sinaloa
Referencia: Secretaria de Salud. Gobierno Federal

Ultima actualización: Viernes 23 de marzo 2012

Institución pública dedicada a la asistencia, enseñanza e investigación en pediatría.   Afiliada a la Universidad Autónoma de Sinaloa.     l Aviso de privacidad